NUESTRA HISTORIA

 

Mis inicios en los fogones fueron al lado de mi abuela…

Siempre recuerda aquellas comidas familiares en las que yo, con escasos 8 años, era la primera en ofrecerse para cortar el pollo y el conejo… ¿El resultado final? El mejor “arroz de pollo y conejo”.

Más adelante, y casi sin darme cuenta, era la responsable de la cena de nochebuena. Todavía me acuerdo de mi primer menú, era algo como: “Ensalada de mango con jamón de pato y crujiente de cebolla tierna; canelones gratinados con bechamel; pavo relleno con gratén de cebolla y patata; y finalmente una mousse de chocolate blanco y negro”.

Con 16 años ya tenía muy claro que la cocina era mi pasión y que debía formarme a conciencia para consolidarme como profesional en el sector hotelero.

Comencé mis estudios en el CDT (Centro de Turismo de Alicante) y allí estuve durante un año. Después, mis profesores me animaron para que completara mi formación en uno de los mejores centros de España: la Escuela de Hostelería Hofmann en Barcelona.

Allí estudié durante 2 años y medio con los mejores maestros, entre ellos Mey Hofmann. Sin lugar a dudas, esta decisión fue un gran acierto: la escuela me enseñó disciplina, constancia y un indispensable saber estar.

Quiero agradecer el apoyo incondicional de todo mi familia, el de mi madre: mi gran amiga, la que siempre ha estado junto a mí desde que empecé mi carrera. También quiero dar las gracias a nuestros clientes por el apoyo y la confianza que nos han prestado. Ellos son la verdadera razón por la que estamos aquí.

Y finalmente, quiero agradecer a todo mi equipo de trabajo su continua y perseverante dedicación. Sin ellos mi labor no sería lo mismo.